J’adore…

Simplemente….

Esto fue lo primero que llamó mi atención en Barcelona! las calles estrechas y de adoquines, los edificios antiguos y coloridos. En Girona y Perpignant me enamoré de las puertas y las ventanas!